¡Hola, amigos de Reviú! Hemos unido fuerzas con 8Gigas y ahora somos Doblepunto.
FotografíaReviews

Review: Canon EOS Rebel T6

Norman Gutiérrez

Si te gusta la fotografía, no sería raro que pienses en una cámara reflex de lentes intercambiables; como la mayoría de estas tiene un precio superior a los siete dígitos, lo más probable es que la Canon EOS Rebel T6 te llame inmediatamente la atención. Es agresivamente barata, se ve profesional, se siente profesional y saca fotos realmente profesionales. Pero… ¿valdrá la pena?

Ella era una chica plástica

A diferencia de sus hermanas de gama alta, que se caracterizan por tener cuerpos metálicos y confiables, la T6 está hecha casi por completo de plástico y se siente realmente liviana; algo que, a la larga, se agradece, siempre y cuando no se te olvide que la andas trayendo.

Además, su factor de forma pequeño se ajusta cómodamente en la mano, y el acceso a todos los modos es sencillo, para los que no quieren complicarse. De todas maneras, no es una buena idea usar la pantalla para encuadrar, ya que el autoenfoque es muy lento en este modo, y el viewfinder, si bien no es completamente fiel, es la mejor opción para ahorrar batería.

Sacando fotos

Por otro lado, la calidad fotográfica es excelente. Canon jamás ha decepcionado en este aspecto, y sus 18 megapixeles y el procesador de imagen mejorado con respecto a su antecesora, hacen que puedas sacar fotos preciosas desde el primer momento.

Su sistema de medición automático también pasa la prueba por lejos… Aunque en situaciones de alto contraste, te aseguro al 100% que el cielo estará reventado. Del autofoco no esperaba tanto, pero no me decepcionó: sin embargo, sigo prefiriendo el modo manual al sacar fotos en situaciones especiales, como por ejemplo de noche.

Si bien las reflex digitales se han hecho muy famosas por grabar video de gran calidad — y ésta cámara no es la excepción -, se nota mucho que no fue pensada para eso: al igual que en la T5 y en todos los modelos de entrada de Canon, es imposible ajustar manualmente la exposición del modo video, algo que sí puedes hacer en su hermana mayor (la T6i) y con muchas más opciones disponibles. No es necesariamente un problema, pero si eres profesional y buscas la imagen perfecta en video, ésta cámara no te va a convencer.

De todas maneras, como DSLR de entrada me dejó tremendamente conforme. Es liviana y portátil, y es compatible con todos mis lentes con montura EF, para salir con cualquiera a fotografiar el mundo. Lo mejor es que su tremendo precio de $399.000 — que incluye el lente 18-55mm –, justifica totalmente sus características, y la convierte en la cámara reflex 2016 más conveniente del mercado.

¡Mira mamá, sin cables! (o casi)

Otra de las novedades de Canon a finales de 2016 fue el Connect Station, que está pensado para quienes que quieren ver sus fotos en el televisor.

El equipo tiene 1 terabyte de almacenamiento y se conecta tanto a tu red local como a tus cámaras, y te permite guardar todas esas fotos de las vacaciones que — francamente – te da lata ordenar en tu computador. Puedes importar tus fotos desde tarjetas SD o Compact Flash, o si prefieres puedes usar NFC (con la misma T6 o incluso un celular compatible) y guardar todas tus fotos sin conectar nada.

El proceso es lento y la musiquita es como para sacarse los pelos… Pero tener un media center donde estén tus fotos ordenadas y no perdidas en miles de otros lugares es un tremendo adelanto. Ahora, si quieres este chiche en tus manos tendrás que desembolsar $350.000, así que a preparar la billetera.

chat_bubble_outlineMostrar comentarioskeyboard_arrow_down
Hoy en Doblepunto