¡Hola, amigos de Reviú! Hemos unido fuerzas con 8Gigas y ahora somos Doblepunto.
ReviewsTV

Roku Express+ en Chile

René A. Morales

Si bien Chile es uno de los países más tecnológicamente avanzados de la región, hay muchos frentes en los que todavía estamos atrasados frente al primer mundo. Uno de ellos es la televisión: en nuestro país son pocas las opciones de peso para los cord-cutters, o en español, los que buscamos deshacernos de una vez por todas de la infame suscripción al cable y consumir todo nuestro contenido a través de Internet – y de paso ahorrarse unas lucas.

La llegada de ciertos dispositivos como el Chromecast o la proliferación de esas cajas chinas con Android han permitido que mucha gente pueda acceder al streaming en televisores “tontos” que no cuentan con conexión directa a la red, pero más allá de YouTube, Netflix y una que otra lista de IPTV pirata, las opciones siguen siendo relativamente limitadas.

Después de un paso exitoso y controversial por México, Roku desembarca en Chile para agregar más opciones a esa lista, con sus dos últimos modelos: el Roku Express+ y el Roku Streaming Stick+. Nos centraremos en el primero, aunque para efectos prácticos, ambos ofrecen la misma usabilidad y contenido.

¿Qué es un Roku?

En términos sencillos, el Roku es una caja que se conecta a tu televisor y que te permite consumir contenido desde Internet. Es la parte “Smart” de un Smart TV. Podrías querer uno porque tienes todavía una tele de tubo en tu pieza, tu LCD no tiene ningún rastro de ser inteligente, o simplemente el sistema operativo de tu LED es deficiente.

Roku es la plataforma más popular de este tipo en Estados Unidos, por su antigüedad, su bajo costo y la cantidad de contenido que ofrece.

En la caja encontramos un montón de cosas, así que hice una lista:

  • El Roku mismo
  • Control remoto
  • 2 Pilas AAA
  • Cable HDMI
  • Cable AV a RCA (para tu tele del 1999)
  • Cable micro USB
  • Adaptador de corriente

¿Cómo funciona?

La lógica es sumamente sencilla: enchufamos el aparato a nuestro televisor –ya sea por HDMI o cables RCA–, lo conectamos a nuestra red Wi-Fi y lo activamos. Este último paso debe hacerse desde un computador o teléfono y requiere registrarse en la web de Roku, pero es bastante rápido e indoloro.

El equipo viene precargado con algunas aplicaciones o “canales”, como son llamados en el ecosistema de Roku. En la tienda integrada podemos encontrar, al momento del lanzamiento, unas 2.500 opciones, la mayoría gratuitas, pero de irregular calidad.

Claramente destacan los nombres grandes: Crunchyroll, YouTube, Deezer, Netflix o Google Play Películas. De hecho, estos últimos tres tienen botones dedicados en el control remoto. El cuarto es EstrellaTV, un proveedor claramente orientado al público mexicano.

¿Cómo se usa?

El control remoto es la principal forma de usar el Roku, y a su vez, la gran ventaja que tiene frente al Chromecast, su rival directo en el mismo segmento de precios. Es decididamente plástico pero se siente bien en la mano, aunque el tiempo de respuesta es un poco pobre, probablemente porque todavía usa un sistema infrarrojo, así que hay que apuntarlo a la caja para que funcione de manera óptima.

De todos modos, existe una aplicación para iOS y Android que te permite usar tu teléfono como control remoto, y la verdad es que es mucho mejor para desplazarse por los menús y escribir texto cuando es necesario, aunque no necesariamente más conveniente que tomar el control remoto y tirarse en el sofá.

Una ventaja de la aplicación móvil es la posibilidad de enchufar tus audífonos al teléfono para escuchar el audio del Roku en vez de usar los parlantes de la tele, por si quieres evitar que el ruido despierte a tu guagua.

Como última opción, y del mismo modo que algunos smart TVs, el Roku soporta el protocolo DIAL, que te permite enviar videos desde las aplicaciones en tu teléfono –básicamente igual que un Chromecast–, pero funciona solamente con YouTube y Netflix.

La interfaz de usuario es sencilla y cualquier persona puede acostumbrarse usarla, aunque se siente un poco anticuada. La experiencia es mucho más similar a la de un Apple TV, particularmente la versión antigua del mismo, que a un Chromecast o webOS, por ejemplo.

¿Qué puedo ver?

Todos los nombres más reconocidos por esta parte del mundo tienen buena presencia en el Roku: YouTube, Netflix, Deezer, Crunchyroll y Clarovideo cuentan con aplicaciones bien mantenidas y con interfaces modernas, y funcionan sin inconvenientes.

Luego viene una seguidilla de canales con buenos contenidos pero con interfaces que parecen sacadas directamente desde el 2009, como lo son Google Play Películas o Tunein, que de todos modos funcionan de manera correcta.

Además hay opciones más utilitarias, como Plex, un favorito de los que aún creen en los media centers, algunas aplicaciones para transmitir videos y fotos desde tu celular, y reproductores de listas M3U, para aquellos que disfrutan de las listas IPTV de dudosa reputación – las mismas que tienen a Roku en una debacle legal en México.

A excepción de un par de apps deportivas como UFC, MLB y WWE (que requieren suscripción de pago), el resto de los canales dejan bastante que desear, ya sea en su interfaz o en la calidad del contenido. Además, al menos para el mercado chileno, el contenido local es virtualmente inexistente.

¿Vale la pena?

Puede que en Estados Unidos, con muchos más canales de peso, la historia sea distinta, pero es la falta de contenido lo que termina complicando la decisión de comprar un Roku. El contenido local es inexistente, y tampoco hay acceso a las aplicaciones regionales de los canales de cable. Además, hay grandes ausentes, como Spotify o HBO GO.

A pesar de que cuenta con Miracast para ver la pantalla de tu Android o Windows, funciona de manera muy pobre en comparación al Chromecast, que soporta básicamente cualquier plataforma, y que está mucho mejor integrado en los contenidos que ocupamos por esta parte del mundo.

Lo cierto es que si tu televisor ya tiene integrados los cinco grandes elementos del Roku en Chile –YouTube, Netflix, Deezer, Crunchyroll y Clarovideo–, no hay mucha razón para comprar uno.

Esto es mucho más evidente en el Roku Streaming Stick, que por un precio mayor añade soporte para 4K y HDR, pero básicamente todos los televisores que cuentan con estas características también tienen una plataforma inteligente que cubrirá las necesidades de la gran mayoría de los usuarios.

Veredicto

Para las personas que tengan televisores antiguos y que quieren darles nueva vida conectándolos a Internet para disfrutar más contenido, el Roku es una buena opción, especialmente si prefieres tener un control remoto independiente para manejar tu contenido. De lo contrario, creemos que por el mismo precio, un Chromecast es la opción superior.

Temas
NetflixYouTube
Roku Express+
CL$45.990
warningConsidera otras opciones
Lo bueno
  • Incluye control remoto
  • Compatibilidad con TVs viejas
  • Buen precio
Lo malo
  • Severa falta de contenidos, especialmente locales y regionales
chat_bubble_outlineMostrar comentarioskeyboard_arrow_down
Hoy en Doblepunto