ReviewsSmartphones

Samsung Galaxy S9+: más hype que mejoras

Seba Arce

Otro equipo gama alta, y otro dispositivo más que llega a nuestras manos para pasarlo al pizarrón. Con ustedes, nuestro particular análisis al Samsung Galaxy S9+, el nuevo teléfono de la surcoreana que se presenta con una fuerte campaña publicitaria, y que nosotros te mostramos. ¿Cómo funciona? ¿Vale la pena empeñar el riñón?

Especificaciones y software

Cabe recordar que el modelo, en nuestro país, se está vendiendo con sus dos versiones de procesadores, el Qualcomm Snapdragon 845 (SM-G9650) y el que veremos acá, con el Samsung Exynos 9810 (SM-G965F), lo que también puede inducir a confusión para algunos puristas.

A pesar de esta diferencia, estamos hablando de un teléfono con 6GB de RAM, 64GB de memoria interna (52GB de libre disposición), y que soporta micro SD de hasta 400GB, así que difícil que te quedes corto de espacio. Además, cuenta con una batería de 3500mAh, que rinde bastante para su capacidad, y cuenta con carga rápida, para salir del paso.

El Galaxy S9+ viene con Android Oreo de fábrica –pasado por el cedazo de Samsung Experience 9.0–, con todas las particularidades que esta versión incluye, como es la opción de ingresar a funciones desde las apps sin abrirlas, no resumir las tarjetas de notificaciones, etc.

Además, trae las ya clásicas apps preinstaladas de Samsung, Facebook, la suite de Microsoft Office y LinkedIn (¿por qué insisten con LinkedIn?), pero con la alternativa de desactivarlas, y tampoco ocupan gran espacio en el teléfono.

Diseño

El S9+ tiene una pantalla curva Super AMOLED de 6,2” con resolución QHD (2960×1440) que continua con la línea Infinity Display sin bordes impuesta desde el S8 y adoptada por los modelos Note y A desde este año. Lo largo del panel es ideal para leer, ver videos e incluso dividir la ventana en varias aplicaciones, pero es poco práctico para aquellos que no tenemos manos grandes.

Tuve varios problemas para manejar el teléfono, pasando constantemente a llevar la pantalla con el borde de mi palma, causando toques inesperados. Esto fue particularmente molesto al tratar de operar la aplicación de cámara, aspecto en el que ya profundizaré.

En el sonido se aprecia una mejora, ya que por fin tenemos parlantes stereo, diseñados por AKG, y compatibles con Dolby Atmos, así que ahora puedes escuchar tu cumbia villera a todo ritmo en la 210 con sonido envolvente.

Este año, el lector de huella pasó a estar ubicado bajo las cámaras, una mejora considerable en relación a su antecesor, donde la posición al costado derecho del lente no quedaba cómoda a la mano.

Por el frente nos encontramos con el sensor infrarrojo para lectura del iris y mecanismos de reconocimiento facial, los que me dejaron gratamente sorprendido, porque funcionaban incluso en condiciones deficientes de luz.

Ah, y no nos olvidemos del querido y algunas veces evitado jack de 3,5mm, una adición bienvenida, porque de audífonos Bluetooth no vive el hombre – al menos por ahora.

Cámara: luces y sombras

Una de las cosas que más han vendido del S9 y S9+ es la cámara. En el caso del hermano mayor, contamos con una cámara principal de doble lente, cada uno de 12 megapixeles, con características particulares: el primero es un gran angular con estabilizador óptico y apertura focal que va desde f/1.5 a f/2.4, mientras el segundo es un teleobjetivo con apertura focal de f/2.4, lo que permite jugar con los acercamientos, las tomas panorámicas, etc.

Sin embargo, los cambios en la interfaz de la cámara terminaron complicando las cosas. Ahora el selector de modos pasó a ser un menú deslizable en la parte superior en la pantalla, similar al iPhone. Por esto, si quería cambiar algún ajuste o parámetro en el modo Pro, donde constantemente hay que moverse entre las distintas opciones, normalmente pasaba a llevar el cambio de modo y el resultado no era el más óptimo, o de plano me impedía capturar el momento.

En la cámara tenemos los modos de Comida, para destacar un punto o zona de la foto, ideal para mostrar el pan con mortadela como un desayuno de Barrio Italia en Instagram; Panorámica, para tomar fotos amplias; el modo Pro, que permite calibrar ajustes de la imagen de manera manual; Enfoque Dinámico, que sirve para jugar con un punto o elemento de la foto y desenfocarlo o enfocarlo; Superlenta (o Super Slow-Mo), para la cámara a 960fps, y el Emoji AR, del que nos explayaremos más adelante.

Mis favoritos siguen siendo el modo Pro (a pesar de lo que mencioné de la aplicación en sí), y Enfoque Dinámico, el cual te exige tener el objetivo a 1,5 metros de distancia, para poder sacarle partido y jugar con los fondos o el elemento a destacar.

Super Slow Motion: para qué te traje

Uno de los caballitos de batalla del S9+ es el modo Super Slow Mo de la cámara principal, que permite grabar videos en modo ultra lento (960fps), y editarlos en el momento (colocándole música, stickers, etc.), para “convertir momentos cotidianos en algo épico”. Fue una de las cosas que me llamó la atención en el evento, y que tenía más ganas de probar, aunque me llevé más de alguna decepción.

Lo primero es que sólo permite grabar videos cortos, y aplicar la velocidad lenta en lapsos aún más reducidos aún, lo que le quita espectacularidad a las escenas grabadas. Esta función viene en modo automático y manual, donde en el primer caso no siempre detecta el movimiento para bajar la velocidad de grabación, y en el segundo no queda claro como marcar los tiempos donde uno quiere la lentitud de video al minuto de la captura, lo que le quita toda la alegría y emoción al momento, sin contar con que en ambientes de poca luz, la nitidez es digna de YouTube 2007.

Lo triste del asunto es que estamos hablando de una opción que ya otras marcas, con menos parafernalia, ya tenían en sus equipos, como Sony o incluso el Nokia 8 del cual hablamos acá y mostramos un video en cámara lenta en el metro de Valparaíso.

AR Emoji: llegando 10 años tarde

El otro gancho publicitario es el Emoji AR, o la posibilidad de hacer tus propios emojis 3D en base a tu cara, y personalizar las reacciones. Cuando lo probé, en su momento, lo encontré algo inútil, ya que si la idea era competir con la función similar que lanzó Apple con el iPhone X, donde sólo era animar los emojis ya existentes (y vimos joyas como emojis cantando reggaetón), no quedó muy bien lograda.

Esto fue evidente incluso en el evento de lanzamiento del equipo, donde el stand dedicado no tuvo gran recepción por parte de los asistentes. Al tener el equipo en mi poder, confirmé mis sospechas: a pesar de intentar sacar muchas selfies para crear el emoji, y al ver el resultado final en uno de los intentos, el resultado era demasiado genérico. Hasta los avatares de South Park para el MSN Messenger hace 10 años tenían más onda.

Nota al margen es Bixby Vision, que sigue intentando ser un asistente y un buscador sobre el promedio, basándose en inteligencia artificial. En esta ocasión, dio mejores resultados que en los Galaxy Note 8 y A8+. Por lo menos, encontró a Emmet (The Lego Movie) y al cerdo alcancía, pero sigue confundiendo al Pig Chef de Angry Birds con un minion.

Veredicto

Estamos frente ante un dispositivo que, aunque es una evolución de la línea S, no presenta grandes avances en relación al S8 o al Note8. En desempeño, rendimiento y características, el S9+ es muy similar a sus antecesores, salvo el doble lente del S9+, que tuvo un mejor debut en el flagship con S-Pen.

Además, las novedades que se muestran, y con las que han afirmado la estrategia de marketing, como son la cámara lenta y el emoji animado, no convencen a un usuario promedio, ya que no están lo suficientemente pulidas como para ser LA fortaleza para vender un teléfono (¡ni siquiera logré hacer funcionar la aplicación de Emoji AR!).

Eso sí, no todo es tan malo, porque conservaron las buenas ideas, como el fácil manejo del modo Pro, a pesar de la actualización al software de cámara que reacciona sola ante el mínimo roce, igual permite tener buenas tomas, a un nivel semi profesional, lo que se agradece.

Temas
SamsungSamsung Galaxy
Samsung Galaxy S9+
$799.990
money_offEspera un descuento
Lo bueno
  • Modos Pro y Enfoque Dinámico en la cámara
  • Mejor ubicación del lector de huella
  • Reconocimiento de iris y facial funcionando incluso con poca luz
  • Batería que dura todo el día
Lo malo
  • Es un S8 con doble cámara, o un Note 8 con más batería y sin lápiz
  • La cámara lenta funciona cuando quiere
  • Emoji AR llegando 10 años tarde
  • Tamaño pantalla + borde Edge: mala combinación si no tienes manos grandes
chat_bubble_outlineMostrar comentarioskeyboard_arrow_down
Hoy en Doblepunto